AURELAN
Asesoría Fiscal, Laboral, Contable y Jurídica en Donostia - San Sebastián. Inmobiliaria Donosti

Asesoría e Inmobiliaria

EL GRAN SALTO ADELANTE DE MONDRAGON.

EL GRAN SALTO ADELANTE DE MONDRAGON.

La crisis ha frenado los planes de expansión de Mondragón, pero no los ha eliminado. El parque industrial que hace cinco años inauguró en Kunshan, cerca de Shanghái, continúa creciendo pese a que la coyuntura actual no tiene nada que ver con la bonanza de 2007: los mercados tradicionales se han desplomado y los costos de producción en China se han disparado. Por eso, las dos cooperativas que hoy inauguran sus fábricas en el polígono ya no se plantean producir piezas en el gigante asiático para su exportación a Europa. El objetivo es darle un bocado al mercado más jugoso del planeta.
Fagor Ederlan, que producirá hasta dos millones de portamanguetas para automóviles de General Motors, y Cikautxo, que espera facturar este año 7,5 millones en China, han llegado para servir mejor a sus clientes multinacionales y afianzar la fortaleza de las empresas matrices. «Gracias a nuestra implantación en China o India podemos acometer proyectos globales inalcanzables si solo estuviésemos en Euskadi, porque nuestros clientes necesitan que los proveedores estén cerca», explica el director general de Cikautxo, Victor Arrizabalaga. «Conseguiremos aumentar nuestra presencia en el mercado chino y asegurar los puestos de trabajo en casa», añade el gerente de Fagor Ederlan, Juan Mari Palencia.
Entre ambas empresas han invertido 41 millones en Kunshan. La de Fagor Ederlan, con 34 millones, es una de las mayores apuestas en China, y supone solo el principio de un plan mucho más ambicioso. «Abrimos una planta como la que tenemos en Escoriaza, pero con tecnología más avanzada. Esperamos facturar 14 millones el primer año, y que esté a pleno rendimiento en dos años y medio. Queremos pasar de los cuarenta empleados actuales a cien, así como elevar la inversión a los 45 millones», expone Palencia.
Teniendo en cuenta que China es ya el mayor mercado automovilístico del planeta y uno de los que gozan de mayor crecimiento, la cooperativa está pensando en abrir otras implantaciones productivas, quizá en el norte y el centro del país. Batz, que llegó a Kunshan en la segunda fase del polígono industrial, ya está dando ese paso. Después de haber aumentado considerablemente la producción en su primera fábrica, la firma de frenos de mano y pedales busca implantarse en las zonas de Guangdong, principal centro manufacturero, y Chengdu, donde se han establecido grandes multinacionales de automoción siguiendo la estrategia del Gobierno chino para desarrollar el interior del país, donde la mano de obra aún es más barata.
Cikautxo, que se vio obligada por la crisis a retrasar tres años su llegada a China, también maneja previsiones muy prometedoras. «Para 2014 esperamos triplicar el volumen de ventas, que de momento es bajo, y abrimos la planta de Kunshan ya preparada para un gran crecimiento», asegura Arrizabalaga. La mayoría de sus clientes chinos están en las provincias de Jiangsu y Zhejiang, por lo que tener la base en el polígono de Mondragón «aporta ventajas, como las sinergias que se han creado de cara a las autoridades chinas». Añade que en China «la burocracia es muy pesada, y el hecho de que haya cooperativas que han labrado un estrecho lazo con el Gobierno ayuda mucho a las que llegamos».
No obstante, «los principales problemas están en las personas», reconoce Arrizabalaga. «Existe un choque cultural, diferencias en el grado de formación, y es necesario pasar por una adaptación, tanto por nuestra parte como por la de los trabajadores chinos, para acordar una forma de trabajar parecida a la que tenemos en el resto de plantas. Ahora mismo la rotación en China es elevada, pero esperamos reducirla».
Sobre el momento elegido para su desembarco, ambos directivos reconocen haber llegado tarde, pero no demasiado. «Hemos subido a un tren en marcha, pero creemos que todavía hay muchas oportunidades», argumenta Palencia. A Arrizabalaga también le habría gustado llegar antes, y explica que, en su caso, «el batacazo de la crisis retrasó los planes de internacionalización, y hemos venido cuando hemos visto que la situación ha mejorado».
Ambas plantas se inaugurarán a lo largo de la mañana de hoy -hora local-, con la presencia del ministro de Industria, José Manuel Soria, y el consejero de Industria, Bernabé Unda. Ambos se encuentran de viaje por China para tratar de dar impulso a las empresas que se abren camino en el gigante asiático, y para buscar nuevos acuerdos con autoridades y compañías locales. Porque China solo es una amenaza si no se aprovecha la oportunidad que supone, y en esta nueva fase de su desarrollo resulta también clave atraer inversión china a Occidente.

Enlace permanente · 19 de septiembre de 2012